5 mitos sobre el matrimonio

0
778

Los consejos matrimoniales de amigos bien intencionados suelen contener uno de estos cinco mitos. Evalúalos bien antes de tomarlos.

1. El matrimonio es difícil. Esto es lo último que los recién casados quieren escuchar cuando están experimentando la dicha matrimonial. Pese a que es cierto que el matrimonio requiere de esfuerzo y de cambiar algunos de los viejos patrones que has llevado contigo desde la vida de soltero, no tiene por qué ser un lastre. En vez de ver a tu pareja como un fastidio, él/ella pueden ser tu mejor amigo. Como cualquier organismo viviente, un matrimonio debe nutrirse para poder crecer y florecer. Aprende cómo cultivar tu relación y sacar su completo potencial.
2. Un buen matrimonio viene naturalmente. A menos que hagas un esfuerzo consciente, es muy probable que repitas lo que viste en tu propia casa. Como el matrimonio de tus padres era tu contexto para lo que se supone que debe ser una relación, inconscientemente repetirás muchos de sus errores. Incluso quienes juran que no serán como sus padres pueden terminar yéndose al extremo opuesto, lo cual no necesariamente es beneficioso. Debes estar consciente de cómo reaccionabas en la relación con tus padres y debes hacer el mejor de tus esfuerzos para darte cuenta cuándo tu pareja gatilla dichos comportamientos. De otra forma, la historia se repetirá te guste o no.

3. Nunca te duermas enojado. Quedarse despierto horas extra para resolver un conflicto cuando ambos están agotados suele causar solamente que la pelea se intensifique. A veces todo lo que necesitan es una buena noche de sueño. Una vez que se despierten refrescados en la mañana, por lo general tendrán una perspectiva más clara sobre el tema en discusión y podrán lidiar con él de forma más razonable. Pese a que puede ser desagradable y difícil dormirse cuando estás enojado, aprender cómo hacer tus sentimientos a un lado temporalmente para poder ocuparte de ellos en un ambiente seguro y productivo es una valiosa herramienta. De otra forma, lidiar con ellos impulsivamente sólo te llevará a resultados indeseados.

4. Siempre dile que sí a tu esposa. Pese a que esto puede funcionar en la teoría, usualmente lleva a resentimiento acumulado. El matrimonio se trata de dos personas diferentes que se acercan una a la otra para convertirse en una sola entidad. Esto significa que ambos integrantes se sienten seguros expresándose y toman en consideración el punto de vista del otro. Un matrimonio en el que una persona siempre gana puede terminar opacando a la otra persona y evitando que haya una relación saludable. Pese a que consentir puede crear menos conflicto temporalmente, a largo plazo hará que ninguno de los dos se sienta realizado o feliz.

5. Calidad, no cantidad. Hay algunas personas que se enorgullecen de vivir vidas separadas y argumentan que ellos compensan eso con tiempo de calidad los fines de semana o en vacaciones grandes. De hecho, eso suele causar que las parejas terminen viviendo vidas separadas en las que aprenden a coexistir como compañeros de cuarto. Pese a que no tienes que amarrarte al otro y a que la cantidad no debiera ser un sustituto para la calidad, una conexión regular mínima es crucial para nutrir tu matrimonio.

 

Síguenos en redes sociales y entérate de más consejos para tu vida

Dejar respuesta